Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Nestlé dona ordenadores a la Fundación Soñar Despierto

Chicos trabajando en el ordenador

Durante el confinamiento decretado con el Estado de Alarma el pasado mes de marzo, que supuso la suspensión de las clases presenciales en las escuelas, se constató la gran importancia de que los estudiantes contaran con ordenadores para poder seguir su formación de forma virtual. Por ello, cuando Nestlé decidió renovar parte de su material informático, la Compañía contactó con la Fundación Soñar Despierto, con la que colabora desde hace años, para darle una segunda vida a los ordenadores.

Como resultado, Nestlé acaba de donar a esta entidad 64 ordenadores que se han destinado a adolescentes de entre 13 y 17 años que residen en centros de acogida de Madrid y Barcelona.

"Ante la pandemia que estamos viviendo, los centros de acogida con los que colaboramos nos están pidiendo cada vez más material informático para los jóvenes que viven en estos centros. Realmente, esta donación les ayudará un poco más a continuar con sus estudios", ha destacado Chantal Gómez, responsable de Comunicación y Patrocinios de la Fundación Soñar Despierto.

Fundación Soñar Despierto

La Fundación Soñar Despierto trabaja día a día para que los menores que se encuentran en acogimiento residencial tengan las mismas oportunidades que cualquier otro niño de su edad. Su misión es acompañar y apoyarlos desde el momento de su entrada a los centros hasta que alcanzan la autonomía. El objetivo principal de Soñar Despierto radica en conseguir que todos ellos cuenten con las mismas oportunidades que el resto de jóvenes de su edad, independientemente de las circunstancias que les han tocado vivir.

Nestlé colabora en diversas iniciativas con la Fundación Soñar Despierto desde hace años. Así, por ejemplo, voluntarios de la Compañía se convierten en pajes reales durante las fiestas navideñas en la iniciativa "Se buscan Reyes Magos". Los trabajadores de la Compañía ayudan a hacer realidad aquellos deseos que realizan los más pequeños de cara a la noche más mágica del año y se convierten, de este modo, en sus particulares Reyes Magos de Oriente. Desde que Nestlé colabora en este programa casi 900 voluntarios han participado y casi 1200 niños han visto sus deseos de Reyes cumplidos.