Sort results by
Sort results by

Cultivo sostenible

Papillas Nestlé con cereales de cultivo sostenible
molino

Nuestras papillas de cereales para bebés están elaboradas con cereales de cultivo sostenible. Protegemos la fertilidad y la riqueza natural del suelo y trabajamos con agricultores locales, cultivando en campos de nuestro país. Además, nuestras papillas de cereales para bebés se elaboran en Cantabria.

Cultivos certificados

Nuestros cultivos se encuentran avalados por tres certificaciones que garantizan las buenas prácticas agrícolas, promoviendo la protección del medio ambiente, de los recursos naturales y de la tierra en la que cultivamos nuestros cereales. Estos son:

  • Global GAP: Norma mundial para las buenas prácticas agrícolas
  • Producción integrada: Norma autonómica española
  • Farm Sustainability Assesment
 

Protegemos y conservamos la fertilidad natural de la tierra

Para cuidar la tierra en la que cultivamos los cereales de nuestras papillas para bebés, trabajamos la rotación de cultivos, alternando el cultivo de cereales como el trigo, la espelta, la avena, el centeno o la cebada; con el de leguminosas como las lentejas, los garbanzos y los guisantes. De esta manera, optimizamos el uso de los recursos naturales:

  • Aprovechamos mejor los nutrientes de la tierra mientras mantenemos su equilibrio natural
  • Mejoramos la distribución del agua y sus nutrientes a través de la tierra y se propicia un suelo más fértil debido al contenido de la materia orgánica
  • Seleccionamos los campos para mantener una mejor fertilidad y retención del agua
  • Se ayuda a fijar el nitrógeno de la atmósfera en la tierra, algo esencial para el desarrollo de las plantas
  • Evitamos la erosión de la tierra, reduciendo así las emisiones

cultivo de cereales

Priorizamos el cultivo de cereales de secano

Los cereales como el trigo, la avena, la cebada o el centeno, son de secano, por lo que no necesitan ser regados ya que aprovechan únicamente el agua de la lluvia.

Eso supone un ahorro adicional de energía, ya que no hay que hacer llegar el agua a través de un sistema de regadío.

Cereales de cercanía

Utilizamos cereales de cercanía cuyo crecimiento está fuertemente arraigado a nuestros campos. Hay menos de 50 km de distancia media desde el campo al molino en el que se obtiene la harina de cereal que finalmente llegará a nuestra fábrica, lo que permite reducir las emisiones.

Sembramos nuestros cereales en los campos de Castilla y León, Aragón, Navarra, Extremadura y Andalucía.

mapa de siembra de cereales

Campos exclusivos para el cultivo de cereales para bebés

Los campos en los que cultivamos los cereales para nuestras papillas son exclusivos para el cultivo de cereales para bebés. Seleccionamos los cereales cuidadosamente, desde la siembra hasta la cosecha, controlando durante todo su ciclo las prácticas agrícolas y el entorno de cultivo. Cumplimos con estrictos niveles de seguridad y calidad más exigentes que la propia legislación de alimentación infantil.

Agricultores locales

En la última cosecha hemos colaborado con más de 160 agricultores, la mayor parte de ellos lleva generaciones dedicándose al cultivo de cereales con una amplia experiencia familiar.

La relación entre los agricultores y la planta de procesado de cereales es muy cercana. Reciben formación y asesoramiento en los que en Nestlé participamos activamente.

La estrecha colaboración con los agricultores y proveedores nos permite conocer los campos, las tierras y las parcelas en las que crecen los cereales, sabiendo exactamente dónde y cómo se almacenan y transportan.

padre e hija

Papillas de cereales para bebés elaboradas en Cantabria

Nuestras papillas de cereales para bebés se elaboran en La Penilla de Cayón, un pueblo de Cantabria de unos 2000 habitantes. La fábrica ha estado operando en la localidad desde hace más de 100 años, por lo que ya hay más de cuatro generaciones que han participado de la vida de la fábrica.

A nivel medioambiental, es una planta con un fuerte compromiso con la mejora en el uso de los recursos en sus operaciones. Entre 2010 y 2020 ha habido una reducción en el uso del agua de más de un 80%. Además, el 100% de la energía que compramos proviene de fuentes de energía renovables y no enviamos ningún residuo a vertedero, ya que todos se valorizan.

En 1966 pusimos en marcha nuestra depuradora de aguas residuales, 20 años antes de que fuera obligatorio por ley.

trabajadora fabrica Nestlé La Penilla
exterior fabrica Nestlé La Penilla