Cantabria amplía su mobiliario urbano fabricado con cápsulas de café de plástico recicladas

ene 8, 2019
Director de la fábrica Nestlé y alcalde Santa María de Cayón sentados en un banco reciclado

Alberto López Caballero (izq.), director de la fábrica de Nestlé en La Penilla, y Gastón Gómez (dcha.), alcalde de Santa María de Cayón, en el banco fabricado con plástico reciclado ubicado en el núcleo de La Penilla de Cayón

La Penilla de Cayón, 08 de enero de 2018.— Paseando por la vía verde del Pas, entre los núcleos cántabros de Sarón y La Penilla de Cayón, nos encontramos con un banco muy especial desde donde podemos disfrutar de la naturaleza de los valles pasiegos.

Donado por Nestlé al municipio de Santa María de Cayón (localidad formada por 10 núcleos de población, entre ellos el de La Penilla de Cayón, donde la Compañía cuenta con una fábrica), este nuevo mobiliario urbano se caracteriza por haberse fabricado con el plástico obtenido de reciclar las cápsulas de Nescafé Dolce Gusto.

Este nuevo banco es el tercero donado por la empresa de alimentación en la comunidad de Cantabria y se une a los situados en las localidades de Puente Viesgo y Santander.

Más de 1.450 puntos de recogida

El sistema de recogida selectiva de cápsulas monodosis de café de Nestlé para su reciclaje fue un proyecto pionero en Suiza, que empezó a implementarse en nuestro país para Nespresso y Nescafé Dolce Gusto en el año 2011 a través, entre otros, del desarrollo del Plan de reciclaje integral de cápsulas de la Compañía con ayuntamientos y organismos municipales.

En la actualidad, existen más de 1.450 puntos de recogida municipales de cápsulas, tanto en puntos fijos como móviles, que proporcionan servicio a más de 16 millones de habitantes de diferentes poblaciones de 12 comunidades autónomas (Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, La Rioja, Madrid, Navarra, País Vasco y Valencia).

Este sistema de reciclaje de cápsulas monodosis de café es único y pionero y permite obtener un compost de calidad a partir de los posos del café, que se convierten en abono rico en nutrientes. Por su parte, el plástico resultante de reciclar las cápsulas monodosis se integra en un proceso de fabricación de mobiliario urbano como el que Nestlé acaba de donar al ayuntamiento de Santa María de Cayón.

Barcelona, Sant Cugat del Vallès (Barcelona), Valencia y el monasterio de Poblet (Tarragona) representan otros espacios emblemáticos donde podemos encontrar también este tipo de mobiliario urbano (bancos, mesas, papeleras, ..) realizado con el plástico obtenido de las cápsulas monodosis recicladas.

Descarga esta nota de prensa (PDF, 166 Kb)