La experiencia de Amin y Alberto en Alemania



"No es fácil levantarse tan temprano", responde Amin a la pregunta sobre cuál es su mayor reto en Alemania. Pero este no es el único desafío de Amin en su nueva vida. Debe afrontar su vida laboral diaria con la dificultad añadida del idioma alemán, tiene que encontrar piso, ir al médico y hacer nuevos amigos.

Pero el aprendiz de ingeniería mecatrónica no está solo con su integración al nuevo país. Su compañero español Alberto, que también se ha mudado a Mainz este verano, comparte los mismos problemas que Amin.

En total cinco jóvenes españoles han tenido ocasión de partir al extranjero para trabajar como aprendices en Nestlé Alemania. Una gran oportunidad para ellos, ya que en España más de la mitad de los jóvenes menores de 25 se encuentran en situación de desempleo, a pesar de los primeros signos de recuperación económica que muestra el país. Esto facilitó un poco las cosas a la hora de dejar a sus familias y amigos. "Decir adiós a mi familia fue duro, y pasé muchos momentos de nostalgia", recuerda Alberto. "Pero ahora es más fácil, porque ya no estoy nervioso ni asustado como al principio."

Contacto intenso y un gran apoyo

La comunicación moderna con Viper, Whatsapp y Skype hace que el contacto regular con la familia sea posible y fácil. "Tengo mejor relación con mis padres ahora que antes cuando vivíamos juntos en casa", comenta Amin con una sonrisa en los labios, y su amigo Alberto asiente con la cabeza.

Los dos chicos, de 19 y 21 años respectivamente, se han adaptado muy bien. Esto ha sido en gran medida gracias al director de Recursos Humanos de la planta, el Sr. Thomas Eisleben, que les ha ayudado, por ejemplo, con las visitas al médico y a encontrar piso.

"Por supuesto se trata de una situación nueva,tanto para nosotros como para los instructores, pero enseguida nos dimos cuenta de que el idioma no es tan importante como pensábamos", explica Thomas Eisleben, que no duda en elogiar a sus nuevos huéspedes: "Amin y Alberto se han integrado muy bien, están motivados y aprenden rápido." Cuatro horas de alemán a la semana y el contacto directo con sus compañeros ayudan mucho a desenvolverse con el idioma.

Oportunidades para los jóvenes europeos

"Queremos crear cinco puestos de aprendiz y cinco plazas para estudiantes en prácticas cada año durante los próximos tres años en Alemania. Los puestos son para jóvenes que vivan en países con altos índices de paro", explica Thomas Eisleben.

Aprendices de la iniciativa Nestlé needs YOUth asistiendo a clases
La iniciativa Nestlé needs YOUth ayuda a muchos jóvenes a encontrar trabajo y poderse formar en otro país.

Nos habla de la "Iniciativa de Empleo Juvenil". Más de 8000 jóvenes ya han encontrado trabajo en varias zonas de Europa desde que el programa se inició en noviembre de 2013. Nestlé Alemania ofrece más de 500 puestos cada caño, ya sea directamente con un contrato laboral o bien como estancias de prácticas para la formación profesional. Nestlé va un paso más allá: Laurent Freixe, Consejero Delegado de Nestlé, presentó la "Alliance for YOUth" en junio de 2014. Esta alianza se fundó en Europa junto a otras 150 compañías asociadas con el objetivo de combatir el desempleo juvenil. Este programa debe servir para crear todavía más puestos de trabajo.

Los jóvenes aprendices están encantados con su nueva vida en Alemania. Por lo menos la comida es muy buena. "Me gustan las salchichas y el Schnitzel", explica Alberto. Pero ambos coinciden en una cosa a la que jamás se acostumbrarán de Alemania: "el agua con gas".