Back to all stories
2 minutes read

Desde 2011, Nestlé ha impulsado en España un plan de reciclaje integral de cápsulas de café, colaborando con ayuntamientos y organismos municipales. Se trata de un plan único y pionero que permite obtener un compost de calidad a partir de los posos del café y, a la vez, dar una segunda vida al aluminio y al plástico de las cápsulas. Para ser más eficiente, Nestlé se ocupa de todas las cápsulas de aluminio y plástico, tanto de las propias como las de otras marcas.

En la actualidad, existen 1.469 puntos de recogida municipales de cápsulas tanto en puntos fijos como en puntos de recogida móvil que proporcionan servicio a más de 16 millones de habitantes de diferentes poblaciones de 12 comunidades autónomas (Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, La Rioja, Madrid, Navarra, País Vasco y Valencia). En el caso de Nespresso, además se suman los puntos situados en sus Boutiques y en los puntos de venta de máquinas, presentes además en Asturias, Castilla-La Mancha, Galicia, Murcia y Navarra.

Reciclaje cápsulas Nestlé Dolce Gusto

En el caso de las cápsulas de café de plástico como las de Nescafé Dolce Gusto, a través de un sistema de trituración que permite separar las diferentes fracciones mediante una mesa vibratoria, se obtiene, por un lado, la mezcla de plástico y, por otro, el poso del café.

Este plástico resultante se integra en un proceso de fabricación de mobiliario urbano (bancos, papeleras, pilonas, etc) mientras que el poso del café se convierte en ingrediente para obtener un abono rico en nutrientes y cuya utilización permite reducir el uso de abono de origen químico.

Ciudades como Barcelona, Sant Cugat del Vallès (Barcelona), Valencia o Santander o lugares emblemáticos como el Monasterio de Poblet (Tarragona) son, por ahora, sólo algunas de las ubicaciones donde Nestlé ha donado mobiliario urbano fruto de este proceso de reciclaje.

Banco urbano en Santander fabricado con cápsulas de café Nestlé

 

Sostenibilidad Nestlé Dolce Gusto

Reciclaje de cápsulas Nespresso

Las cápsulas de café de aluminio, como las de Nespresso, que se recogen en estos puntos municipales se trasladan a una planta de compostaje donde expertos en gestión de residuos de la empresa Tradebe separan el aluminio del café mediante un proceso mecánico diseñado por ambas compañías.

El compost enriquecido con los restos de café se convierte en un excelente fertilizante y regenerador de la tierra que contribuye a la producción de arroz. Así, el poso de café de estas cápsulas sirve para abonar y fertilizar los arrozales del Delta del Ebro con el Proyecto Nespresso Arroz Solidario.

Tras cada una de las cosechas y como fruto del Sistema de Reciclaje de cápsulas usadas, Nespresso compra la producción y la dona a la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), que reúne a los 56 Bancos de Alimentos españoles. Un millón de personas se benefician de esta iniciativa cada año.

Desde el inicio de este proyecto, en 2011, hasta la actualidad, Nespresso ha triplicado la cantidad de compost generada como consecuencia del gran número de cápsulas recicladas.

El aluminio, por su parte, se traslada a otra planta de tratamiento para su posterior refundición y reutilización, convirtiéndose de nuevo en materia prima.

Proyecto Arroz solidario de Nespresso

Trabajo para mujeres en riesgo de exclusión social

Nestlé ha firmado alianzas con ONG de diferentes municipios con el fin de que la gestión de residuos pueda aportar todavía más valor a la sociedad. Un ejemplo es el acuerdo con la asociación "Otro Tiempo" de Madrid que, a través del proyecto "Otro Tiempo, Otro Planeta", busca dar empleo a mujeres en riesgo de exclusión social y/o víctimas de la violencia de género.