Nestlé da soporte a la lactancia materna

Madre alimentando a su bebé

La lactancia materna, el mejor alimento para los recién nacidos

Nestlé considera que la leche materna es el mejor alimento para los recién nacidos. Por ello, da soporte a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de alimentar a los bebés exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida y de continuar amamantándolos después mientras se introducen alimentos complementarios, siguiendo siempre la recomendación de profesionales de la salud o autoridades sanitarias.

Los beneficios de la lactancia materna

La lactancia materna ofrece múltiples ventajas para el recién nacido. Entre estos beneficios, que se prolongan hasta la edad adulta, se encuentra ayudar a reducir la mortalidad infantil. Lo ideal es que la lactancia materna sea exclusiva durante el primer semestre y después se refuerce con alimentación complementaria.

La leche que producen de forma natural todas las madres es un alimento completo que cumple todos los requisitos de nutrientes y energía para que los pequeños crezcan de forma saludable durante su primer semestre vida. A medida que van creciendo, y siempre a partir de los seis meses, la leche materna sigue cubriendo al menos la mitad de sus necesidades nutricionales, disminuyendo hasta un tercio durante el segundo año de vida.

La lactancia materna promueve el desarrollo sensorial y cognitivo del bebé estableciendo un vínculo especial entre madre e hijo. Muchas madres afirman la existencia de una intimidad física que ayuda a relajar al pequeño y ofrecer una sensación de seguridad para ambos.

La toma continua de la leche de la madre aumenta el equilibrio psicológico y emocional del recién nacido. Además, los bebés que han tomado pecho tienen menor riesgo de padecer infecciones bacterianas en general, así como alergias alimentarias.

La ingesta de leche materna reduce la aparición de gases, diarrea y estreñimiento. Además, las defensas del bebé aumentan gracias a que la leche materna es rica en anticuerpos que mejoran el sistema inmunitario del pequeño. Por último, la la leche de la madre está siempre lista para tomar ya que no necesita de ningún biberón por lo que se puede amamantar al pequeño en cualquier momento y lugar.

Mare alletant al seu nounat

La leche materna se adapta al crecimiento del bebé

La leche materna no siempre es la misma y cambia de sabor a medida que el bebé crece. Esto es importante ya que estos cambios ayudarán a aceptar los diferentes gustos de la comida que tome en el futuro.

La lactancia materna se digiere y asimila fácilmente ya que su composición se adapta a las necesidades del pequeño cubriendo todas sus etapas de crecimiento, ya que incorpora todos los nutrientes (vitaminas, grasas y proteínas) necesarios para su desarrollo.

A partir de los seis meses, las necesidades nutricionales del niño para un correcto crecimiento y desarrollo son tan elevadas que la leche materna por sí sola no es suficiente para cubrirlas. A partir de ese momento, se puede optar por combinar con otros alimentos.

La decisión de continuar la lactancia materna está en manos de las madres y de su disponibilidad de tiempo, ya que cuestiones como la incorporación al trabajo limitan las posibilidades de continuar. Está claro que dure el tiempo que dure, ¡la lactancia es beneficiosa para el bebé y para la madre!

Después de los seis meses de lactancia

Las madres deben considerar todas sus opciones y si deciden dejar de amamantar a sus pequeños a partir de los seis meses deben tener en cuenta complementar su dieta. Nestlé recuerda que las necesidades de los pequeños cambian a partir de este periodo y que la lactancia debe complementarse con otros alimentos, como las frutas, verduras, cereales y los alimentos proteicos.

En ocasiones, las madres piensan que la lactancia se acaba a los seis meses. Sin embargo, sigue siendo muy importante nutricionalmente, además de tener un efecto positivo para ambos.

En el caso de que la madre decida dejar de dar el pecho a su hijo, y antes de introducir la leche de vaca, es buena idea que añada tomas de leche de fórmula poco a poco, ya que están especialmente diseñadas para cubrir sus necesidades, mientras que la leche de vaca es deficitaria en nutrientes esenciales para el niño. La lactancia mixta (leche materna y leche de fórmula) permite al bebé adaptarse a la nueva situación, ya que el sabor y la textura de la nueva leche son totalmente diferentes.

Lactancia materna: educación y compromiso

Nestlé cree firmemente que "la lactancia materna es lo mejor" siempre que sea posible y oportuno, y así lo expresa tanto en los envases de productos de alimentación infantil como en todas las comunicaciones. Asimismo, elabora materiales educativos sobre los beneficios de la leche materna, dirigidos a profesionales de la salud y a los padres. También organiza campañas y seminarios sobre la lactancia materna para la comunidad médica en colaboración con los gobiernos y las instituciones médicas.

La lactancia materna también ocupa un lugar destacado en los "10 Compromisos Nutricionales de Nestlé". Justamente, el primer compromiso del decálogo es "Promover una alimentación saludable durante los primeros 1000 días del bebé", y la primera acción es la promoción de la lactancia materna.

Descubre los beneficios de la leche materna en:

Vídeo: Leche materna, proteínas que construyen bases sólidas para la salud futura de tu bebé

Guía personalizada de la lactancia materna.

Animamos a nuestras empleadas a amamantar a sus bebés

Infografía sobre nuestra nueva Política de Maternidad a nivel mundial