¿Cómo entender la información de las etiquetas?

El etiquetado de productos alimenticios es el principal medio a través del cual el productor consigue comunicarse con el consumidor final de un alimento. Es clave para la protección de los consumidores, evitar riesgos y ayudar a tomar decisiones informadas para nuestra alimentación. Actualmente, las etiquetas contienen cada vez más y mejor información.

El etiquetado nos ayuda a:

  • A tomar decisiones adecuadas sobre nuestras preferencias ¿qué producto elijo? para poder llevar a cabo una dieta variada y equilibrada
  • Saber cómo tenemos que conservar los alimentos en casa: a temperatura ambiente o bien si necesitan refrigeración o congelador
  • Saber cómo prepararlos, si es necesario, antes de consumir

Qué alérgenos y sustancias que provocan intolerancia deben declararse

Los alimentos con más riesgo de causar alergia al consumidor son 14. Éstos están resaltados en la lista de ingredientes, con negritas, mayúsculas u otra forma. Sin embargo, hay personas alérgicas a determinados alimentos que no se encuentran en la lista de los más comunes. Recomendamos leer con mucho detenimiento las listas de ingredientes y, ante cualquier duda, consultar con el Servicio de Atención al Consumidor que normalmente se indica en el envase.

Los 14 alimentos o grupos que es obligatorio destacar son los cereales que contienen gluten (trigo, centeno, cebada, avena y derivados), crustáceos, huevos, pescados, cacahuetes, soja, leche, frutos secos, apio, mostaza, sésamo, sulfitos, altramuces y moluscos, así como los productos derivados.

El aviso "puede contener" nos alerta de que, aunque el alimento destacado no forme parte de la receta del producto, existe el riesgo de su presencia accidental por contacto cruzado en la planta productora del ingrediente o del alimento. Por ejemplo, las personas celíacas, que no pueden tomar gluten, no deben tomar un alimento que indique "puede contener gluten", refiriéndose a las trazas.

Información que la etiqueta debe incluir por ley

De acuerdo con el Reglamento (UE) de información alimentaria al consumidor, la etiqueta debe ofrecer información precisa, clara y fácil de comprender. Debe ser fácil de leer, siendo obligatorio un tamaño mínimo de letra.

La etiqueta debe contener como información obligatoria, entre otras:

  • La denominación del alimento
  • Lista de ingredientes, ordenados según su importancia en peso
  • Todo ingrediente o coadyuvante tecnológico que provoque alergias o intolerancias, destacado en la lista de ingredientes
  • Cantidad neta del alimento
  • Fecha de consumo preferente o fecha de caducidad(si es perecedero)
  • Condiciones especiales de conservación y/o utilización
  • Nombre o razón social de la empresa y su dirección
  • Modo de empleo (si es necesario)
  • Respecto a las bebidas que tengan más de un 1,2% en volumen de alcohol, se especificará el grado alcohólico volumétrico adquirido
  • Información nutricional