Volver a todas las historias
3 minutos (lectura estimada)

Por increíble que parezca, las investigaciones sugieren que nuestra dieta y estilo de vida afectan también a la salud de nuestros hijos e, incluso, a la de nuestros nietos. Y eso significa, obviamente, que el estilo de vida de nuestros antepasados también podría estar repercutiendo en nosotros.

¿Qué es la epigenética?

Los científicos conocen cada vez mejor cómo nuestro entorno afecta a nuestros genes. La disciplina que lo estudia es la epigenética, que significa literalmente “por encima de la genética”. Este campo estudia la información que se encuentra encima de la secuencia de caracteres que constituye nuestro ADN.

Imagina que la secuencia de nuestro ADN es un manual de instrucciones sobre cómo crear nuestro cuerpo. A menudo se la describe también como el proceso por el cual determinados genes de nuestro ADN se activan o desactivan a partir de algo que nos sucede.

Así, el descubrimiento de que nuestra alimentación y forma de vida tienen repercusión en nuestra epigenética y, por tanto, en nuestros genes significa que también pueden afectar a los genes de nuestros descendientes, puesto que nosotros les transmitimos nuestro ADN.

Mantener una alimentación y un estilo de vida saludables ya es lo suficientemente importante si pensamos en nosotros mismos, pero, todavía más si afecta también a futuras generaciones. Por ello, es tan importante la investigación en este campo. Cuanto mejor comprendamos cómo afecta nuestro estilo de vida a nuestros genes, mejor comprenderemos qué conductas debemos realizar más a menudo y cuáles menos.

Investigación internacional

El Consorcio EpiGen es uno de los mayores proyectos de investigación epigenética del mundo. Se trata de una colaboración entre el sector público y el privado de investigadores con sede en Reino Unido, Nueva Zelanda y Singapur.

Nestlé empezó a trabajar con EpiGen en 2011 y recientemente se ha comprometido a invertir 22 millones de CHF para una asociación de investigación de seis años de duración. El tipo de trabajo realizado por EpiGen nos ayuda a comprender lo mucho que la nutrición afecta a la genética. Los investigadores están estudiando cómo la dieta y el estilo de vida de las mujeres embarazadas afectan a los genes de sus bebés. Incluso los cambios epigenéticos más insignificantes pueden repercutir en el crecimiento y desarrollo saludables de sus hijos en el futuro.

“Participar en una investigación tan puntera de un campo tan esencial y emocionante nos permitirá crear productos que tengan un efecto positivo demostrado sobre la salud de las madres y sus hijos”, afirma Stefan Catsicas, director de Tecnología de Nestlé.

La nutrición durante el embarazo y la primera infancia

Con esta investigación, se pretende mejorar la nutrición y reducir los problemas relacionados con el embarazo, como la diabetes gestacional. Esta afección repercute tanto al crecimiento y desarrollo de los niños como en la salud futura de la madre.

Desde 2006, EpiGen ha realizado importantes descubrimientos en las áreas de nutrición materna y de primera infancia. Según los investigadores, una dieta baja en hidratos de carbono durante el embarazo está relacionada con algunos cambios químicos en partes del ADN de los bebés. Estos cambios pueden indicar un mayor riesgo de sufrir sobrepeso u obesidad durante la infancia. Lo que esto subraya es, por un lado, la importancia de una buena nutrición y, por otro, los riesgos a largo plazo de no proporcionar esa buena nutrición.

Si bien este campo científico está todavía dando sus primeros pasos, ya ha servido para conocer mejor aspectos de la adaptación y las reacciones del cuerpo al entorno. Y con toda seguridad, nos aportará más información sobre cómo cuidar nuestra salud, la de nuestros hijos y quizás incluso de la los hijos de nuestros hijos.