El Tratamiento de Residuos en Nestlé

Gestión de residuos en centro de producción

La actividad industrial de Nestlé genera, inevitablemente, distintos tipos de residuos. En este aspecto, también se ha realizado un avance significativo gracias a medidas como la separación en origen, la implementación de las condiciones de almacenamiento y la apuesta por su reciclaje. Esta valorización permite que los residuos se reaprovechen, convirtiéndose así en subproductos. Analizando los últimos años, se verifica una evolución muy favorable en el esfuerzo de las fábricas para fomentar la recuperación, reutilización y reciclaje de los subproductos. Resultado que hacen augurar el éxito de las políticas de sostenibilidad de Nestlé.

Cero residuos a vertedero

Cero residuos a vertedero Descargar en PDF ( 571 KB )

En sus operaciones, Nestlé utiliza el agua de forma muy parecida a como lo hacen los consumidores en la cocina: lavar materias primas, enfriar, cocinar y limpiar equipos. Por este motivo, el otro frente que Nestlé aborda respecto al agua es el de devolverla a la naturaleza, después de su uso en los procesos de producción, en las mismas condiciones en las que entró.

Contenedores de residuos

De este reto Nestlé ha sido consciente desde sus comienzos. Ya en 1929, la compañía empezó a invertir en sus propias plantas de tratamiento de aguas residuales. Se trata, en primer lugar, de reducir el agua residual que genera la fabricación de una tonelada de producto, y en segundo, de depurar el agua para que su vuelta al entorno resulte adecuada desde el punto de vista medioambiental. Para lograr este objetivo, lo primero que Nestlé hace es minimizar el riesgo de que el agua se contamine durante el proceso de producción, para lo que cuenta con plantas de tratamiento repartidas por todo el mundo.