Protección y Gestión del Medioambiente.

Representación artística de agua

En 1866, Henri Nestlé desarrolló el primer producto alimenticio de la que hoy es la primera compañía mundial de alimentación. Y lo hizo en una pequeña localidad suiza, Vevey, bañada por las aguas del lago Leman y rodeada de la incomparable naturaleza que brindan los Alpes. Ya entonces, en sus inicios, Nestlé comenzó a desarrollar su responsabilidad social.

Estamos comprometidos con el planeta y el medioambiente.

No es casualidad, pues, que Nestlé, rodeada de un entorno natural de gran belleza y riqueza, mostrara desde sus inicios una especial sensibilidad hacia el medio ambiente, tanto para protegerlo como para emplear los recursos que le ofrecía, principalmente pastos, agua y ganadería vacuna. Una sensibilidad que ha derivado en responsabilidad y en el asentamiento de los principios medioambientales que deben regir sus actividades. Es así como Nestlé y el medioambiente iniciaron una historia que ya dura décadas.

Esta es la razón por la cual Nestlé se adelantó a la legislación en materia de protección del medio ambiente, en todas sus operaciones. Como ejemplo sirve la instalación de su primera depuradora de aguas residuales en 1966, en la fábrica de La Penilla de Cayón (Cantabria), veinte años antes de que la ley obligara a ello. Sin embargo, ya en pleno siglo XXI, la sensibilidad debe dejar paso a la responsabilidad.

Nestlé, como agente social que es, está obligada a demostrar un comportamiento responsable hacia el medio ambiente, como base para abordar los negocios desde la perspectiva de Creación de Valor Compartido. El propio futuro de la compañía está ligado al futuro del planeta y depende de la capacidad para garantizar la agricultura y la seguridad alimentaria.

Con el fin de afrontar los retos medioambientales, Nestlé lleva a cabo una doble estrategia.

  • La primera estrategia se basa en impulsar la innovación en productos, no solo saludables y nutricionalmente equilibrados, si no también elaborados de forma respetuosa con el medio ambiente, optimizando el uso de recursos naturales
  • La segunda estrategia se basa en minimizar el consumo de los recursos naturales en las operaciones

La reducción del impacto medioambiental

En el caso de Nestlé, siguiendo su política de responsabilidad social corporativa, el esfuerzo por reducir el impacto medioambiental ha sido constante en los últimos años, ya que los indicadores de uso de agua y energía por tonelada de producto fabricado muestran una evolución favorable, creando así valor para la sociedad –por la preservación de recursos naturales-y para la empresa-por la disminución de costes-. Nestlé, más allá de pretender mejorar en un indicador en concreto, considera todos ellos en conjunto, y es partidaria de medir la huella medioambiental, y no sólo la de carbono, tanto en actividades sobre las que ya tiene una acción directa como las realizadas por terceros antes y después de la fabricación.

En este sentido, a través de la iniciativa Nestlé Continuos Excellence la compañía pretende impulsar una visión conjunta de toda la cadena de valor de la producción de alimentos elaborados, a fin de reducir al mínimo los recursos necesarios para producir, transportar, elaborar, almacenar y distribuir sus productos. Optimizar el conjunto de las operaciones, y no cada uno de los eslabones o procesos por separado, es el gran reto de Nestlé.

Información relacionada

Nestlé inaugura en México la primera fábrica Cero Agua del mundo
Gran ahorro de agua en las fábricas de Nestlé

Artículos relacionados

Imagen artículo relacionado Leer más...
Imagen artículo relacionado Leer más...